6 de fev de 2016

  • Pruebas De Que El Timerosal Induce Autismo Y Neurotoxicidad.


    Un nuevo estudio científico demuestra que el compuesto a base de mercurio utilizado como conservante de vacunas, conocido como ‘timerosal’, induce daño neuronal similar a la observado en pacientes con autismo.

     Según el estudio, el daño celular inducido por el timerosal, es causado por su concentración y el daño mitocondrial dependiente del tiempo, la actividad de reducción oxidativa reducida, la degeneración celular y muerte celular. El timerosal en bajas concentraciones indujo toxicidad celular significativa en células fetales y neuronaleshumanas.El timerosal se encontró que era significativamente más tóxico que los otros compuestos de metales examinados.
     Comentarios del Dr. Mercola:
    Siempre estoy contento de ver otro estudio que confirma lo que los defensores de la seguridad de las vacunas han tratado de ocultar durante tanto tiempo, que el timerosal, un conservante a base de mercurio es realmente malo y nunca se debe inyectar. No sé cuántas pruebas se requerirá para que la verdad salga a la luz, pero una montaña de evidencia no es al parecer todavía suficiente para algunos.
     Este último estudio confirma que produce daño en las células neuronales y fetales humanas, incluso a bajas concentraciones.
    Como usted probablemente ha oído hablar a estas alturas, las tasas de autismo en losEE.UU. han aumentado casi 60 veces desde finales de 1970, el aumento se produjo junto con el creciente número de vacunaciones añadidas al calendario de vacunación infantil.
     Este trastorno neurológico a menudo debilitante ahora afecta a aproximadamente uno de cada 150 niños en Estados Unidos, pero un artículo en el Daily Mail informó hace dos años la tasa de autismo en Gran Bretaña podría ser tan alta como 1 en 58 casos.
    Aunque el autismo puede ser evidente poco después de nacer, los niños más autistas experimentan por lo menos varios meses o incluso un año o más de desarrollo normal, seguido de regresión, que se define como la pérdida de la función o de la falta de progreso.
    Por lo general, por la edad de tres años, momento en que el niño ha recibido por lo menos 24 de sus vacunas programadas, los síntomas del autismo son completamente evidentes, afectando a su comunicación y habilidades sociales, y mermando la capacidad del niño para jugar, hablar y relacionarse con el mundo.
    ¿La genética culpable de todo?
    Muchos han tratado de desacreditar el vínculo del autismo con las vacunas, a menudo culpando al trastorno de factores genéticos, pero la conexión se niega a desaparecer. Y por razones válidas.
    Hasta ahora, los científicos han sido capaces de vincular defectos genéticos a un mero uno por ciento de los casos de autismo. Aunque el otro 99 por ciento es todavía de orígen desconocido. Los medios de comunicación convencionales rara vez ponen de relieve este hecho, centrándose en su lugar en el enlace de una minoría a la predisposición genética.
    Por ejemplo, el año pasado el gobierno de EE.UU. llegó a la conclusión de que las vacunas infantiles contribuyen a los síntomas de autismo en los 9 años de edad, Hannah Poling  . De acuerdo con la División de Compensación de Daños por Vacunas EE.UU., las vacunas “agravan significativamente un trastorno mitocondrial subyacente” y dan lugar a un trastorno cerebral “con rasgos de trastorno del espectro autista”. 
    Una vez más, ellos finalmente reconocieron que las personas con predisposición genética pueden desarrollar autismo cuando se las inyecta con timerosal. Pero la industria sigue negándose a asumir ninguna responsabilidad por tener algo que ver con el otro 99 por ciento de los casos de autismo, y nuestros funcionarios de salud están trabajando para proteger los intereses de la industria, no el de su hijo.
    Y tener en cuenta, el mercurio no es el único peligro potencial escondido en las vacunas. El aluminio es otro veneno neurotóxico utilizado como un adyuvante de inmuno-supresión. (Para más información sobre esto, por favor consulte este artículo anterior, que cubre esta cuestión con mayor detalle).
    Toda esta lógica retorcida no sirve a nadie excepto a las grandes empresas farmacéuticas, y sus huellas están en todos aquello llamado “evidencia” que demuestra que las vacunas son seguras.
    El encubrimiento de los Peligros del timerosal
    Hace cuatro años, Robert F. Kennedy, Jr. , escribió un artículo de la revista Rolling Stone de lectura obligada donde expone la verdad acerca de la codicia de la industria farmacéutica, y que un plan secreto fue tramado para ocultar los peligros de timerosal.
     Según el relato de Kennedy, en junio de 2000, un grupo de científicos del gobierno federal y funcionarios de salud, incluyendo funcionarios de alto nivel de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), y especialistas en vacunas de la Organización Mundial de la Salud(OMS), así como representantes de todos los principales fabricantes de la vacunas, se reunieron en secreto para discutir el uso de timerosal en las vacunas infantiles.
     Los datos indicaron que el metal pesado tóxico parecía ser responsable del aumento drástico en el autismo y otros trastornos neurológicos en los niños.
     Sin embargo, en lugar de tomar todas las precauciones para proteger la salud pública, que pasó la mayor parte de los próximos dos días tramando la forma de proteger la rentabilidad de la industria mediante la eliminación de los datos preocupantes.
     El CDC jugó su parte en el encubrimiento:
     • Pagando a los Institutos de Medicina para producir un nuevo estudio que desacreditara la relación entre los trastornos timerosal y daño al cerebro.
    • Retención resultados poco favorables alegando que los datos originales se habían “perdido” y no podían ser replicados.
    • La entrega de su enorme base de datos de los registros de vacunas a una empresa privada, dejándo los datos efectivamente fuera del alcance de los investigadores y la prevención de la difusión de los datos a través de la Freedom of Information Act. Aunque el timerosal fue retirado finalmente de la mayoría de las vacunas infantiles en 2001, sigue siendo utilizado en algunos viales de dosis múltiples, y está presente en casi todas las vacunas contra la gripe estacional.
    Y, las vacunas que contienen timerosal ya producidas no fueron retiradas del mercado, por lo que los niños muy probablemente continuaron recibiendo las vacunas contaminadas hasta que se agotaron las existencias.
     ¿Qué es lo que sabemos sobre el timerosal?
     El timerosal (TMS), que se utiliza en las vacunas como conservante, es 49,6 por ciento etilmercurio (eHg). Ya es un hecho establecido que la exposición al mercurio puede causar  daños inmunológicos, sensoriales, neurológicos, motores y trastornos de comportamiento. Todos rasgos similares a los que definen, o están asociados con el autismo.
    Debido a que cada vez es mayor número el vacunas infantiles requeridas, el timerosal se ha convertido en una importante fuente de mercurio en los niños. Dentro de los dos primeros años de vida, puede que el niño ya haya recibido una cantidad de mercurio que excede claramente los lineamientos de seguridad.
    La predisposición genética y una serie de otros factores ambientales, como la exposición a otras sustancias tóxicas y la dieta, son factores importantes que contribuyen a determinar si un niño va a ser capaz de manejar la agresión tóxica, o desarrollar un trastorno neurológico como el autismo.
    Otras cuestiones sobre los peligros de timerosal
    El momento en que se aplican las vacunas también es un factor importante. Según el Dr. Russell Blaylock, múltiples vacunas juntas sobre estimulan el sistema inmunológico del cerebro y, a través del mecanismo de peroxidación de lipidos y liberación de radicales libres, destruye las células cerebrales.
    Él escribió un excelente artículo, en profundidad sobre este asunto.
    Si aún no lo ha leído, le recomiendo que le de un momento de su tiempo, ya que es muy informativo. En él se presentan pruebas irrefutables de la relación entre las vacunas excesivas y los trastornos del neurodesarrollo.
    Su sistema inmunológico es muy complejo. Naturalmente, el sistema inmunológico de un bebé no es la mismo que el de un adulto, ya que aún no está completamente formado. Estudios en animales y humanos han confirmado que las reacciones inmunitarias a las vacunas difieren en las diferentes edades.
    La tasa de maduración del sistema inmune también difiere considerablemente entre los bebés y los niños, y cuando se combina con otras variables como la exposición a sustancias tóxicas y la dieta, no hay manera de predecir qué efecto una toxina como timerosal hará en todos los niños.
    Por ejemplo, fluoroaluminio formado en el agua potable fluorada también interfiere con la función inmune y puede agravar significativamente los daños sufridos por el mercurio, al igual que muchos insecticidas y herbicidas que se usan alrededor de la casa.
    En cuanto a la dieta, hay pruebas sustanciales de que los aceites omega-6 son potentes pro-inflamatorios y causan inmunosupresión cuando se consumen en grandes cantidades. Estos aceites son los de maíz, cártamo, girasol, canola, maní y aceites de soja.
    Si usted o su niño coma una dieta americana estándar, está consumiendo alrededor de 50 veces más grasas omega -6 que las que usted necesita para la salud.
    Así que es lógico pensar que el niño promedio está expuesto a una serie de sustancias, tanto en su alimentación y el medio ambiente que puede alterar su inmunidad, por lo tanto, haciéndolos más susceptibles a las complicaciones por las vacunas. 
    Desafortunadamente, el programa estándar de vacunación infantil ignora todas estas variables.
    ¿Cuántas vacunas son demasiadas?
    Parece que hay un número máximo de vacunas a las que un niño puede estar expuesto en la vida. Piense en esto: en 1983, antes de que comenzara la epidemia de autismo, los niños recibían 10 vacunas antes de ir a la escuela . Hoy reciben 24 vacunas antes de la edad de 1 año y 36 en el momento en que van a la escuela. Y eso sin incluir la vacuna contra la gripe estacional recomendada cada año.
    Al igual que el tabaquismo y el cáncer de pulmón, no hay suficientes pruebas para llamar a un alto completo al presente programa de vacunación excesiva y la prohibición de cualquier nivel de mercurio en las vacunas.
    Pero al igual que el caso de las grandes tabacaleras, las grandes farmacéuticas se niegan a hacer lo correcto para portegerte y ti y tus hijos del daño innecesario.
    Más evidencia reciente
    Hay otro estudio reciente que confirma el vínculo entre el envenenamiento por mercurio de en pequeñas cantidades en los niños y los diagnósticos de trastorno del espectro autista (ASD).
    Publicado en el Journal of Neurological Sciences  en septiembre de 2008, el estudio fue el primer estudio prospectivo, a ciegas cohorte, para examinar a los niños diagnosticados con ASD utilizando análisis urinario del perfil de porfirina (UPPA) para evaluar los efectos fisiológicos de la toxicidad del mercurio. También utilizaron análisis de glutatión para evaluar la susceptibilidad de los niños a la intoxicación por mercurio.
    Los niños con trastornos del espectro autista graves tenían niveles significativamente más altos de intoxicación por mercurio en comparación con los participantes con trastornos del espectro autista leves.
    También se estableció que el glutatión, un bioquímico clave en vía de desintoxicación de mercurio del cuerpo, fue significativamente menor en los pacientes diagnosticados con ASD en comparación con el grupo control.
    Me gustaría señalar, sin embargo, que aunque este estudio muestra una relación entre los niveles de glutatión más bajos y una mayor severidad del autismo, el mercurio no es la única toxina que puede afectar los niveles de glutatión. Hay una gran cantidad de toxinas en su entorno cotidiano que contribuyen a su carga tóxica, por lo que cualquier cantidad de toxinas pueden estar contribuyendo al problema.
    Recursos adicionales
    Como siempre, quiero recordarles y animarlos a seguir aprendiendo usted y a su familia sobre las cuestiones relacionadas con las vacunas de todo tipo. Existen tantos problemas con las vacunas; que no hay un artículo que pueda cubrirlos todos.

    Extraído de http://argentinasinvacunas.wordpress.com/2014/05/02/pruebas-de-que-el-timerosal-induce-autismo-y-neurotoxicidad/
  • 0 comentários:

    Postar um comentário

    Art. 5°, CF

    VIII - ninguém será privado de direitos por motivo de crença religiosa ou de convicção filosófica ou política, salvo se as invocar para eximir-se de obrigação legal a todos imposta e recusar-se a cumprir prestação alternativa, fixada em lei;

    IX - é livre a expressão da atividade intelectual, artística, científica e de comunicação, independentemente de censura ou licença;

    Copyright @ 2014 Descobrindo as Verdades.